FAITH NO MORE Teatro Caupolicán in Santiago, Chile. October 29th 2009


In October 2009 Faith No More returned to South America for the first time since 1995. On October 29th the band performed in their adopted country of Chile for the first time in fourteen years at Teatro Caupolicán in Santiago. 

"Without a doubt, “La Gala” was the most intense concert that I have witnessed, due to several factors that made it unique: seeing a band that was recently defunct, which now sounds better than ever, in a very place intimate and with an audience that really proved to be far the best of this tour, in a concert that has reciprocal merit that we will never forget and i doubt the band will either."



Humo Negro

Jueves 29 de octubre, son las 8 de la mañana y ya hay 8 personas haciendo la fila en el Caupolicán, donde tímidamente comenzaron a sumarse más, así como ofreciéndose a ese calor infernal que hubo durante el día.
A las 20:20 hace su aparición la banda Lerdo, que fue elegida por Mike Patton para abrir este show y que ayudó tímidamente a saciar la espera.

21:30 y el Caupolicán ya estaba hirviendo en gente, con un lleno absoluto que hacía ver una hermosa postal. Las luces del Caupolicán se apagan y comienzan a aparecer uno a uno; Mike Bordin, Roddy Bottum, Jon Hudson, Bill Gould y Mike Patton, que, como es de costumbre desde la época del Album Of The Year, el último disco de estudio de Faith No More, salieron elegantemente vestidos a excepción de Bordin, quien ha cultivado el mismo estilo durante años, fiel a la sudadera negra.
Comienzan a sonar los primeros acordes y en una intro novedosa para la gira, dan el pie inicial con un tema perteneciente a la banda sonora de la película “Scarface”, un nexo ideal por su ritmo pausado, para dar paso a la esquizofrénica “Collision”, que sonó demasiado potente y repercutió de inmediato en los presentes, dejando a todos demasiado prendidos.
“The Real Thing” sonó y nos transportó directo a los 90′, aquella época en la que Faith No More era profeta en su tierra, con un sonido fiel a ese álbum, que ya tiene más de 20 años.

“Land Of Sunshine” y “Caffeine”, nos situaban en la época en que Patton comenzaba a poner su voz más grave y a ser un aporte mucho más activo en Faith No More y que tuvo como consecuencia el disco “Angel Dust”, un disco que sorprendió a muchos con la mutación desde el álbum anterior y ahora creo que nos podemos dar cuenta la razón… “Angel Dust” fue un disco demasiado adelantado a la época y que habla muy bien de la originalidad de Faith No More como banda y de su capacidad de poder mutar y lograr esas mezclas de locura, sarcasmo, amor e ironía.
“Evidence”, uno de los singles más conocidos de la banda, sonó perfecto, en un español por parte de Patton bastante mejor que el del año 95. “Surprise! You’re Dead!” desató el mar humano presente en el Caupolicán, que ya a esa altura era un verdadero infierno, y siguió prendiendo aún más con el power de “Last Cup of Sorrow”. “Easy”, ya un clásico que Faith No More tiene ganado por mérito propio, sirvió para descansar un rato y tomar un poco de aire antes de que empezara a sonar la batería de “Midlife Crisis”, donde el público se lució como cantante y dejó con la boca abierta al quinteto, para luego pasar a la clásica canción que puso alguna vez en los número uno por semanas a la banda y que los hizo expandir su música por el mundo, me refiero a “Epic”.
La generosidad es parte de “Frei No More” (según informó Patton, era el nuevo nombre de la banda), quienes nos hicieron respirar con “Caralho Voador”, aquel Bossa Nova, que adorna el emblemático King For a Day…Fool For a Lifetime. La tregua duró poco, “The Gentle Art of Making Enemies” desató la potencia y esa actitud frenética que va muy de la mano con FNM.

“King For a Day” y ese bajo que lo caracteriza, que sólo Gould como bajista, sabe mezclar de manera perfecta, el virtuosismo con el feeling, sin caer en ningún exceso, todo lo que hace es lo suficiente.
“Ashes To Ashes”, “Be Aggressive”, y no nos dábamos cuenta que el show ya casi se nos iba… hasta que a Mike Patton se le ocurriró la brillante idea de decir “es mejor tocar con vosotros sin los pollos… pero, también con los pollos” generando de inmediato la respuesta de algunos que se atrevieron a cumplir esa especie de fetiche que tiene Patton con la saliva chilena desde el 95′ (porque aunque se vea chocante y dé un poco de rabia, me convencí de que le gustan) y lo llenaron de escupitajos mientras entonaba aquel bello himno llamado “Just A Man”.
La banda se retira de escena y vuelven con su intro de “Chariots Of Fire” que hacen encajar con “Stripsearch”, otro tema que no acostumbraban a tocar mucho en vivo en los 90′. “Digging The Grave”, le ponía el toque despedida al intenso show, mientras Roddy Bottum no paraba de grabar y sacar fotos con cara de impresionado al costado del escenario.

Una vez más, se despiden del público, pero el Caupolicán se caía a pedazos con gritos de la audiencia que era 100% para Faith No More, todos en la misma, tan así, que la banda nos regaló de vuelta “Ricochet”, aquel tema con el que partieran en el 95′ en el mismo lugar y que en esta gira no habían tocado y que, además, se dieron el lujo de cambiarle la letra original por “Señor Pinochet it’s gonna hit you…” poniéndole fin a “la gala”.

Sin duda, “La Gala” ha sido el concierto más intenso que me ha tocado presenciar, por varios factores que lo hicieron único: ver a una banda que se daba hace poco por muerta, que ahora suena mejor que nunca, en un lugar muy íntimo y con un público que realmente demostró ser lejos el mejor de esta gira, en un concierto que tiene por mérito recíproco que jamás lo olvidaremos y que aparte, no dudo que ellos tampoco.

Rock N Vivo

14 años debieron esperar los fans chilenos de Faith No More, y muchos de ellos ni siquiera habían estado presentes aquella tarde gloriosa del “Monsters of Rock” de 1995, en la cual se presentaron junto a otras leyendas de la talla de Ozzy Osbourne y Paradise Lost. La jornada del jueves 29 de octubre prometía bastante, y no defraudó en lo más absoluto.

La difícil tarea de abrir el show estuvo a cargo de los nacionales Lerdo, banda a la cual expresamente Mike Patton pidió de telonera. Sus sonidos, muy semejantes a los realizados por Mr. Bungle (solo basta escucharlos para percatarse porqué Patton los escogió), no lograron convencer a la multitud, que esperaba con ansias a sus ídolos. El hecho de nos ser tan reconocidos a nivel local y una audiencia ansiosa por ver a Faith No More luego de tantos años, les jugaron en contra. 30 minutos de discreta actuación sellaban el fin de su presentación

Más de media hora de una eterna espera, hasta que finalmente a las 21.30 horas, Faith No more arriba al escenario, para desatar locura total. Vestidos de manera formal, con un telón rojo de fondo, los californianos hacen estallar un colmado Teatro Caupolicán. ¡Que mejor inicio con clásicos como “The Real Thing”, “Land of Sunshine” y “Caffeine”, y la magistral interpretación de “Evidence”, cantada completamente en español.

Mike Patton se comunicó en un casi perfecto castellano, lo cual ayudó aún más a tener una conexión especial con los presentes. Mención especial para “Last Cup of Sorrow”, donde Patton arengó al público a decir “¡Frei No More!”, al inicio del tema, provocando risas y generando improvisados aplausos.

“Easy” de los Commodores marcó el primer momento íntimo y pausado del concierto, el cual se rompió de inmediato con “Midlife Crisis”. En este tema, en la parte del quiebre de la canción, Mike Patton hace una pausa y el público en su totalidad continúa cantando los versos restantes. ¡La banda no lo podía creer! Por aproximadamente un minuto, la audiencia coreó el resto de canción. Un momento realmente inolvidable.

“Epic” siguió sin pausas, haciendo al Caupolicán saltar en su integridad al ritmo de su contagioso vaivén, al igual que “The gentle art of making enemies”. El fiato de la banda era increíble con un Mike Bordin (batería) muy certero en sus funciones, complementado de forma perfecta por Billy Gould (bajo) y una impecable performance de Jon Hudson (guitarras) y Roddy Bottum en teclados.

Luego de la interpretación de “Be Aggressive”, Patton bromeó respecto a lo placentero que era estar tocando “sin escupos…” (recordando lo sucedido en el Monsters of Rock de 1995), a lo que agregó: “pero igual es bueno con escupos”, a lo cual alguna gente de cancha “VIP” responde con aquella deleznable conducta. Patton, por su parte, replica de igual forma.

“Just a Man” marcaría el término del concierto, en el cual Patton se subió a los hombros de un encargado de seguridad y se acercó lo más posible a las primeras filas del público, no sin antes volver con una versión rockera de un clásico de Vangelis, para continuar con la dupla “Charriots of Fire”/”Stripserch”, seguida de “Digging the Grave”, que provocó euforia total, para nuevamente volver y cerrar de forma definitiva con “Ricochet”, luego de cerca de 100 minutos de presentación, y un Mike Patton lanzando un beso al publico por su grandiosa respuesta.

Un concierto que rayó en la perfección, con muy buen sonido y un público realmente entregado a la banda, al igual que la agrupación. Muchos pueden haber quedado con ganas de más, y es que realmente un concierto de ésta calidad, se hace demasiado corto.


Setlist:

Scarface (Tony's Theme) [Intro]
CoIIision
The Real Thing
Land Of Sunshine
Caffeine
Evidence (Spanish Version)
Surprise! You're Dead!
Last Cup Of Sorrow
Easy
Midlife Crisis
Epic
Caralho Voador
The Gentle Art Of Making Enemies
Fever
King For A Day
Ashes to Ashes
Be Aggressive
Just A Man
Chariots Of Fire
Stripsearch
Digging The Grave

Ricochet

Emol





Comments

Popular Posts